¿Cuál es la diferencia? ¿Son mejores que otros productos?

Uno de los primeros temas de todos los que nos propusieron para este mes que elegí para  abordar es el de los productos cruelty free.

¿Qué significa “cruelty free”?

Cruelty free hace referencia a aquellos productos que no fueron testeados en animales. Esta ha sido una práctica en los Estados Unidos desde 1920. En 1938 se aprobó el proyecto de ley Federal Food, Drug and Cosmetic Act que hacía mandatorio el testeo en animales. La aprobación salió luego de que una droga, denominada Elixir Sulfanoamide, causara más de 100 muertes.

Desde entonces, los animales han sido sujeto de testeos no sólo de drogas, sino también de cosméticos, productos de limpieza para el hogar, aditivos para alimentos y pesticidas.

A no confundirse: Cruelty free son los productos que no involucraron de ninguna forma testeo en animales. Esa es la definición estándar.

Al referirse a una comida sin productos de origen animal, se utiliza el término “vegano”. Al referirse a un abrigo de piel sintética, también utilizamos el término vegano. Vegano define algo que no contiene ningún producto de origen animal. Los cosméticos veganos no contienen nada que proceda de un animal o sea producido por un animal, pero eso no significa que sean automáticamente cruelty free.

A pesar de que la definición de “cruelty free” es universal y simple, es difícil de determinar qué marcas realmente no toman parte en esta práctica. Esto es en parte debido a que términos como “No testeado en animales” y cruelty free -¡como muchos otros términos en cosmética!- no están tan regulados como uno se imaginaría, lo que significa que en términos generales, es útil consultar otras fuentes para asegurarnos que la marca de la que estamos comprando es, efectivamente, cruelty free.

Desde los años 90 en adelante, los movimientos por los derechos de los animales comenzaron a ganar tracción. La mentalidad colectiva empezó a evolucionar y las organizaciones que tienen como objetivo proteger a los animales se volvieron más conocidas. Así, el término empezó a hacer acto de presencia en las etiquetas de los cosméticos.

Dos de los principales argumentos hechos en contra del testeo con animales, es que

  1. Ya hay más de 7000 ingredientes conocidos que son seguros y efectivos y por ende, que no requieren más testeo. Pero como en todo lo que respecta a los cosméticos, todo lo que es nuevo, vende. Muchas veces se vuelcan esfuerzos en buscar activos novedosos, que sí requieren testeo, aún si los resultados no son comparables a los componentes ya conocidos.
  2. Hay variadas opciones para testear la seguridad de los productos: se pueden hacer tests in vitro, modelos computacionales e incluso convocar a voluntarios, todas ellas sin usar animales.

Pero, ¿son mejores o peores que otros productos?

Dicho sencillamente, no son ni mejores ni peores desde un punto de vista de efectividad y seguridad, incluso pueden ser mejores, porque como ya les decíamos, los resultados, la efectividad según la concentración y demás están súper establecidos. Son pocos los ingredientes que son verdaderamente disruptivos.

Desde un punto de vista ético y moral, aunque es opinión de cada uno, para nosotros es una elección sencilla 🙂

¿Cómo identificar productos cruelty free?

A través de la investigación y las organizaciones independientes. Existen varios criterios a tener en cuenta si desea saber si una empresa es 100% cruelty free, y hay muchos blogs y sitios web que se dedican a analizar si la empresa testea el producto terminado o los ingredientes del producto en animales, o incluso saber si lo hacen cuando se les es requerido por ley.

Algunas de las principales fuentes son PETA, la Coalition for Consumer Information on Cosmetics (CCIC) y su programa Leaping Bunny, así como Cruelty Free International.

Otro indicador bastante confiable es la procedencia del producto: hay países donde está prohibido este tipo de testeos, otros donde es obligatorio, y otros donde depende de la empresa en cuestión.

Ejemplos a tener en cuenta:

  • Países de la Unión Europea, India, Israel y Noruega (entre otros): está prohibido el testeo en animales.
  • EE.UU, Australia, Nueva Zelanda: están considerando prohibir el testeo, si el producto es cruelty free o no depende de la empresa.
  • China y Argentina: el testeo es obligatorio, pero se han presentado proyectos de ley para modificar esto.

Por si quedaba alguna duda, nuestros productos son 100% cruelty free 🙂

¡Espero que les sirva!

Hasta el próximo post,

Flo.