vitamina-c

Sin lugar a dudas la vitamina C es uno de los activos estrella de la cosmética y de los cuales más se habla. Y es que, así como debe su fama a los múltiples beneficios que aporta a la piel, no falta oportunidad para escuchar algún mito sobre este activo o tener alguna (¡o varias!) preguntas respecto a su uso.

Para quienes recién empiezan a escuchar sobre este activo y para los skintellectuals que llevan años leyendo al respecto: ¡Esto es para ustedes!

PD: no nos alcanzó con escribir un posteo: escribimos una guía. No se caracteriza por ser sintética pero sí busca estar lo más completa posible. ¡Qué la disfruten!

Índice

¿Qué beneficios aporta la vitamina C a la piel?

Probablemente, la vitamina C sea de los activos a los cuales más funciones se le ha atribuido. De forma resumida, es ideal para todo tipo de piel porque1:

  • Suma luminosidad.
  • Previene daño oxidativo.
  • Previene y revierte signos de envejecimiento.
  • Suaviza manchas.
  • Unifica el tono.
  • Combate el aspecto cansado.
  • Protege la barrera cutánea.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.

¿Cómo un único activo logra todo esto? A continuación y en detalle, el por qué de cada una de sus acciones para amantes del detrás de escena (mecanismos de acción).

La vitamina C y la vitamina E son los principales antioxidantes de la piel. Ayudan a prevenir el estrés oxidativo que se genera por la radiación UV, la polución, el estrés, el humo de cigarrillo, una dieta rica en azúcares, etc. Estos agresores generan alteraciones en las células y estructuras de la piel poniendo en jaque su integridad y funcionamiento, lo que se traduce en arrugas, manchas, pérdida de elasticidad, entre otras cosas (el famoso "envejecimiento prematuro"). Los antioxidantes buscan justamente evitar que esto suceda1.

¡Pero eso no es todo! La vitamina C no solo previene el envejecimiento, sino que también revierte signos de envejecimiento ya visibles. Con el paso del tiempo, tanto el colágeno como los fibroblastos (las células que lo producen) van disminuyendo y esta es una de las causas por las cuales la piel envejece. La vitamina C ayuda a revertir este proceso gracias a que aumenta los niveles de colágeno y el número de fibroblastos de la piel1.

En cuanto a manchas y tono irregular, la vitamina C es una gran aliada. Dado que disminuye la producción de melanina (el pigmento de la piel), suaviza manchas y unifica el tono1. Una buena opción para potenciar sus resultados es combinarla con algún otro activo que también suavice manchas pero que lo haga por un mecanismo diferente. ¿La elegida? La niacinamida. Más adelante te contamos si estos activos pueden usarse juntos en la rutina. Spoiler alert: ¡sí!

Continuando con los beneficios de este activo, la vitamina C combate el aspecto cansado de la piel y aporta un glow característico. Está demostrado que dormir pocas horas se asocia con ojeras, palidez y líneas finas, y dormir menos de 5 horas por día se asocia con mayores niveles de envejecimiento2,3. Así que, si estás por rendir el último final de tu carrera (como quien escribe), tenés un bebé que no duerme o sos de los que piensa que siempre se puede tener un poco más de glow: ¡La vitamina C es para vos!

Una función menos conocida de este activo (¡pero no por eso menos importante!), es que protege a la barrera de la piel gracias a que incrementa la síntesis de lípidos que la conforman. Esto es clave porque una barrera íntegra evita que la piel se deshidrate y actúa como un escudo frente a los agresores presentes en el ambiente1.

Para ir cerrando este apartado de beneficios, mencionamos que está reportado que la aplicación tópica de vitamina C podría reducir los niveles de inflamación de las pieles con rosácea1. Sin embargo, esto debe ser tomado con cautela ya que algunas pieles con esta patología no toleran a este activo y pueden irritarse con su uso. Por eso, en cuanto a este punto, es imprescindible la consulta con un dermatólogo.

Finalmente, nos parece pertinente hacer la siguiente aclaración: la vitamina C protege frente al daño que produce la radiación UV pero no es per-sé un protector solar. Es decir, no actúa como un filtro solar1.

¿A qué edad empezar a usar vitamina C?

Con el paso de los años, los niveles de vitamina C en la piel van disminuyendo y, al mismo tiempo, aumentan las causas de estrés oxidativo. Por ende, se produce un desbalance entre antioxidantes y sustancias que provocan oxidación y esto puede llevar a envejecimiento prematuro, inflamación y un mayor riesgo de cáncer de piel4,5.

Sin embargo, no hay una “edad específica” para empezar a usar vitamina C. No encontramos un estudio científico que indique que es necesario empezar a usarla a partir de un determinado momento de la vida. Pero sí es cierto que muchos de los beneficios de la vitamina C son preventivos. ¿Qué quiere decir esto? Que cuanto antes empieces a usarla, estarás tratando de anticiparte al daño, evitando que este suceda. Como dice el refrán (y las ciencias de la salud): “Más vale prevenir que curar”.

Vitamina C y niacinamida: ¿pueden usarse juntas?

Sí, la vitamina C y la niacinamida pueden usarse juntas. Ya sea por su acción sinérgica para suavizar manchas o por los beneficios que individualmente aporta cada uno de estos activos, es lógico que te interese incorporar ambos a tu rutina. Sin embargo, es probable que hayas escuchado que estos activos no pueden usarse juntos. Lo cierto es que no hay evidencia que avale esto. Si bien in vitro (en el laboratorio) estos activos forman un complejo, parecería difícil que este complejo se forme bajo las condiciones de la piel6,7. Por otro lado, no hay datos que demuestren que este complejo no se absorbe en la piel y tampoco está reportado que al formarse el complejo se inactive la vitamina C o la niacinamida. Por ende, hasta que la evidencia demuestre lo contrario, podés usarlos juntos en la rutina.

Lo que sí te recomendamos es que uses un producto con vitamina C y otro con niacinamida, pero no un único producto con ambos activos porque las condiciones óptimas de formulación de cada uno son diferentes.

Podés leer todo sobre el tema en nuestro posteo: ¿Puedo usar niacinamida y vitamina C juntas?

La vitamina C: ¿mancha la piel?

¡Gran debate en el mundo skintellectual! Pero la respuesta es: no, la vitamina C no mancha la piel. Lo que sí puede ocurrir es que si usás una vitamina C que ya está oxidada (en el siguiente apartado te contamos cómo darte cuenta de esto), empieces a observar un cierto tono bronceado en tu piel. Esto es debido a que al oxidarse y degradarse, la vitamina C se convierte en eritrulosa que es justamente… ¡Un autobronceante!8,9,10 ¿Cómo podés evitar que esto suceda? De dos maneras:

  1. Usando serums de vitamina C que NO estén oxidados.
  2. Sumando un exfoliante a tu rutina para favorecer el desprendimiento de las células más superficiales de la piel que son las que se autobroncean. Esto no afecta las demás propiedades de la vitamina C en la piel.

Por último, para evitar que la vitamina C se acumule en los poros y estos se vuelvan más visibles, es fundamental acompañar el uso de este activo con una adecuada rutina de limpieza.

¿Cómo reconocer si mi vitamina C está oxidada?

La vitamina C pura es la forma más efectiva de vitamina C pero también la que más rápido se oxida y, al oxidarse, cambia de color. Una vitamina C que no está oxidada tiene un color amarillo/anaranjado pálido; mientras que una vitamina C oxidada tiene un color naranja oscuro/amarronado11.

colores de los estados de oxidacion del acido ascorbico

1-5: Producto apto para ser utilizado. 6: El producto no debe utilizarse, debido a que la oxidación es elevada y la efectividad está comprometida.

Nos parece pertinente hacer la aclaración de que en el mercado algunas fórmulas con vitamina C tienen un color naranja desde el día 1 como consecuencia del agregado de colorantes o algún extracto que otorga dicho color. En estos casos, no podemos darnos cuenta cuándo la vitamina C ya se oxidó y es momento de decirle adiós al producto.

¿Cómo evitar que mi vitamina C se oxide?

Como mencionamos anteriormente, la vitamina C pura es la forma más efectiva de vitamina C pero también la que más rápido se oxida. Al oxidarse, pierde efectividad, cosa que no podemos evitar pero sí podemos tratar de que demore más tiempo en suceder. ¿Cómo? Tomando ciertos recaudos12:

  1. Conservándola en la heladera y evitando su exposición al calor.
  2. Evitando que esté mucho tiempo destapada en contacto con el aire.
  3. Conservándola en un lugar oscuro al abrigo de la luz.

Estas consideraciones también las tenemos en cuenta los formuladores para alargar la vida útil del producto. Es así como por ejemplo, para evitar la exposición a la luz, preferimos que el envase que contiene a la vitamina C sea de color caramelo/marrón en vez de transparente.

Vitamina C pura vs. Derivados

Un serum de vitamina C puede tener vitamina C pura o lo que se conoce como “Derivado de vitamina C”.

Los derivados, son moléculas similares a la vitamina C pura (también denominada “ácido ascórbico”), pero no son iguales. Para aportar beneficios a la piel, los derivados deben convertirse en vitamina C y esta conversión nunca es del 100 %13. Esto quiere decir que si usamos un serum con un derivado de vitamina C a una concentración del 15 %, no necesariamente vamos a aportarle 15 % de ácido ascórbico a la piel.

Por otro lado, no se ha reportado que todos los derivados de la vitamina C aporten exactamente los mismos beneficios que la vitamina C pura. Por ejemplo, no hay datos que sustenten que el ascorbil 2-fosfato-6-palmitato aumente la síntesis de colágeno o no se sabe si el ascorbato de 3-o-etilo protege contra el daño UV o no13.

Entonces, ¿por qué se usan derivados de vitamina C en cosmética en vez de usarse siempre vitamina C pura? Probablemente, porque formular un serum con un derivado de vitamina C trae menos desafíos que los asociados a formular un serum con vitamina C pura, que es más efectiva pero también más inestable, es decir, se degrada con mayor facilidad y frente a ello hay que tomar varios recaudos.

¿Cómo distinguir a la vitamina C pura de un derivado? Mirando la lista de ingredientes presente en la etiqueta del producto. Allí, la vitamina C pura tiene un nombre diferente a los derivados13:

Nombre de vitamina C pura:

  • ASCORBIC ACID
  • L-ASCORBIC ACID

Nombre de los derivados más comunes de vitamina C:

  • SODIUM ASCORBYL PHOSPHATE
  • MAGNESIUM ASCORBYL PHOSPHATE
  • ASCORBYL PALMITATE
  • ASCORBYL GLUCOSIDE
  • ASCORBYL TETRAISOPALMITATE
  • 3-O-ETHYL ASCORBIC ACID
  • TRISODIUM ASCORBYL PALMITATE PHOSPHATE
  • GLYCERYL ASCORBATE
  • MYRISTYL 3-GLYCERYL ASCORBATE

Tip: los nombres de los derivados no se caracterizan por ser sencillos. Lo importante de recordar es que en el INCI la vitamina C pura figura como “ascorbic acid” o “L-ascorbic acid”; todo lo demás será un derivado.

¿Sirve tomar vitamina C?

Si consumimos vitamina C a través de bebidas o alimentos ricos en esta vitamina*, le estaremos dando un aporte antioxidante a nuestro cuerpo pero no necesariamente a nuestra piel. ¿Por qué ocurre esto? Porque solo una pequeña porción de esta vitamina irá específicamente a parar a la piel; el resto, se distribuirá en otros lugares, y una parte se eliminará. Por otro lado, no solucionamos este “inconveniente” aumentando la ingesta de vitamina C porque nuestro cuerpo tiene una capacidad limitada de absorberla, superada la cual, la vitamina C directamente se elimina1,5.

*Alimentos ricos en vitamina C: morrones, tomates, kiwis, limones, naranjas, guayabas, etc.

Entonces, si lo que buscás es darle un aporte antioxidante a tu piel, no hay nada como aplicarla directamente allí de manera tópica.

Dato de color: ¿Sabías que el nombre del ácido ascórbico proviene del latín “scorbutus”? El escorbuto es una enfermedad producida por la carencia de vitamina C, que históricamente solían tener los marineros cuando emprendían viajes largos en los que no comían frutas ni verduras. Hacia 1700, un cirujano escosés, James Lind, demostró por primera vez que esta patología podía tratarse consumiendo cítricos como limones14.

Concentración de vitamina C, pH y otros datos químicos

La absorción de vitamina C en la piel no es infinita. Al igual que ocurre con la ingesta de alimentos y bebidas ricos en vitamina C, darle más vitamina a la piel no necesariamente se traduce en más vitamina en dicho lugar, ya que nuestra piel tiene una capacidad limitada de absorber este activo. Un estudio científico llevado a cabo en cerdos, demostró que los niveles de vitamina C en la piel son mayores cuanto mayor es la concentración de vitamina C que se aplica en la piel. Sin embargo, esto deja de suceder cuando las concentraciones de vitamina C son mayores al 20 %. Por otro lado, está demostrado que concentraciones cercanas o mayores al 20 % pueden llegar a causar irritación en la piel humana15. Es por esto, que en The Chemist Look formulamos nuestro booster de vitamina C al 15%: una concentración efectiva y biocompatible.

Otro punto importante en un serum de vitamina C es el pH al cual el producto está formulado. El mismo estudio que mencionamos en el párrafo anterior, demostró que la absorción de vitamina C es mayor cuanto más bajo es el pH del producto15. Sin embargo, no podemos sacar de dicho estudio un pH exacto al que convendría formular un serum de vitamina C porque este estudio en cuestión se llevó a cabo en cerdos y no en humanos, y las conclusiones pueden no ser exactamente extrapolables.

Por otro lado, la absorción de un activo en la piel no solo depende de la concentración de dicho activo o del pH al que está formulado el producto, sino que también depende del resto de los ingredientes que integran la fórmula. Así es como por ejemplo, los polioles (propanediol, propilenglicol, etc.), el etanol, los tensioactivos, entre otros ingredientes, suelen aumentar la absorción de la mayoría de los activos, mientras que hay otros ingredientes o tipo de formulaciones que suelen disminuir dicha absorción15.

En The Chemist Look elegimos formular nuestro booster de vitamina C a un pH de 3,5 y con un blend de ingredientes que aseguran una buena absorción en la piel.

¿Puedo usar vitamina C en verano?

Esta pregunta nos ha llegado reiteradas veces y la respuesta es: sí, ¡podemos usar vitamina C en verano!

Quizás algunas personas piensan que este activo no puede usarse en esta época del año porque suele haber un poco de confusión respecto a los términos “fotosensible” y “fotosensibilizante”. ¿Qué quiere decir esto?

Los activos fotosensibilizantes son aquellos que dejan la piel más sensible al sol. Un ejemplo clásico de esto es el retinol, cuyo uso debe discontinuarse en verano justamente por este motivo1.

Pero los activos fotosensibles (¡como la vitamina C!) no dejan la piel más sensible al sol y, por ende, no hay motivo para interrumpir su uso en verano. Se llaman “fotosensibles” porque ellos per-sé son sensibles a la luz, es decir, se degradan cuando están en ambientes luminosos. Pero a la piel, no la dejan más expuesta a los rayos solares (no son fotosensibilizantes). De hecho, está demostrado que la vitamina C no solo previene el daño producido por los rayos UVB y UVA, sino que también reduce el eritema/enrojecimiento y las quemaduras de la piel provocadas por el sol16.

Lo único que puede llegar a ocurrir en el verano es que tu vitamina C se oxide más rápido porque hace más calor y, como mencionamos anteriormente, este activo se degrada con el calor, la luz y el aire. La buena noticia es que adentro de la heladera hace frío todo el año, suele estar oscuro, y si tu vitamina C está tapada: no le va a entrar aire.

¿Me conviene usar vitamina C a la mañana o a la noche?

Podés usar vitamina C en el momento del día que lo desees. Si lo que más te interesa es potenciar el glow y la luminosidad, te recomendamos que la uses a la mañana. Pero si tu foco está en su acción preventiva o en su efecto antiage, quizás te convenga usarla a la noche.

De todos modos, si no terminás de decidirte por un momento del día en particular, ¡no te preocupes! Podés usarla dos veces por día en el momento que quieras.

Tips a tener en cuenta a la hora de elegir un serum de vitamina C

Por todo lo que comentamos anteriormente, los tips a tener en cuenta a la hora de elegir un serum de vitamina C son los siguientes:

  1. Elegí un serum que tenga vitamina C pura: ésta es más efectiva que cualquier otra forma de vitamina C/derivado.
  2. Buscá un serum que tenga una cantidad óptima de vitamina C: ¿Cuál es esa cantidad? Aproximadamente, 15 %. Menos del 15 % puede que no sea tan efectivo; más del 15 % puede generar irritación en la piel.
  3. Optá por un producto que tenga un pH cercano a 3,5: menos de 3.5 puede ser irritante para la piel, más de 3.5 su absorción será menor.

Nuestro serum antioxidante con vitamina C

El Booster VIT-C/FE, nuestro serum con vitamina C, es un concentrado de vitamina C pura al 15 %, formulado a un pH de 3,5 y combinado con tres activos que potencian su poder antioxidante (vitamina E, ácido ferúlico y glutatión) y un activo antiestrés que protege a la piel de los efectos nocivos del estrés.

Aporta luminosidad, combate el aspecto cansado, suaviza manchas, unifica el tono de la piel, previene daño oxidativo y retrasa la aparición de signos de fotoenvejecimiento.

Ingredientes:

  • Ácido ascórbico: es la forma pura de vitamina C. Posee alto poder antioxidante, ilumina y suaviza manchas. Ayuda a prevenir daño solar y fotoenvejecimiento. Formulado con 15 % de ácido ascórbico, concentración que brinda máxima efectividad y biocompatibilidad.
  • Vitamina E: Alfa-tocoferol al 1 %. Gran poder antioxidante. A esta concentración, potencia a la Vitamina C multiplicando x4 la fotoprotección de la piel.
  • Ácido ferúlico: potente antioxidante que estabiliza a las vitaminas C y E, duplicando su eficacia. Esta sinergia multiplica x8 la fotoprotección natural de la piel y es más efectiva que los activos por separado.
  • Glutatión: Es un péptido antioxidante. Junto con la vitamina C y E, forma una red de antioxidantes que se regenera entre sí, mejorando la estabilidad de la fórmula y permitiendo que sea eficaz por más tiempo. Además, suma poder antioxidante.
  • Extracto botánico anti-estrés: activo vegetal eco-certificado orgánico. Protege a la piel de los efectos deletéreos del estrés gracias a que disminuye los niveles locales de cortisol (hormona responsable del estrés). Ayuda a combatir el aspecto cansado y evita el envejecimiento prematuro, gracias a que incrementa los recursos antioxidantes y la función detox de la piel.

¿Para quién se recomienda?
El Booster VIT-C/FE Anti-stress es apto para todo tipo de pieles y para todas las edades. Es ideal para quienes quieran empezar a cuidarse y prevenir el daño causado por los rayos UV, la polución, el estrés y la glicación. Además, mejora manchas e ilumina: es uno de los preferidos por quienes buscan unificar el tono de la piel, sumar luminosidad y combatir el aspecto cansado.

¿Cómo usarlo?
Recomendamos aplicar 4 gotas aprox. de Booster VIT-C/FE Anti-stress en el rostro, esparcir con los dedos y masajear suavemente. Podés usarlo tanto a la mañana como a la noche, no se enjuaga, se aplica después del exfoliante y antes de la hidratante y puede usarse dos veces por día si tu piel lo tolera bien.

 

¡Esperamos que esta guía les haya resultado útil! Estamos a disposición por cualquier consulta.

The Chemist Look Team

 

  1. Zoe Kececioglu Draelos, and Lauren A Thaman. Cosmetic Formulation of Skin Care Products. New York, Informa Healthcare, 2010.
  2. Axelsson J, Sundelin T, Ingre M, Van Someren EJ, Olsson A, Lekander M. Beauty sleep: experimental study on the perceived health and attractiveness of sleep deprived people. 2010;341:c6614.
  3. Oyetakin-White P, Suggs A, Koo B, Matsui MS, Yarosh D, Cooper KD, Baron ED. Does poor sleep quality affect skin ageing? Clin. Exp. Dermatol. 2015;40(1):17-22.
  4. Leveque, Nathalie, et al. “Iron and Ascorbic Acid Concentrations in Human Dermis with Regard to Age and Body Sites.” Gerontology, vol. 49, no. 2, 2003, pp. 117–122, 10.1159/000067951.
  5. Valdés, Fernando. “Vitamina C.” Actas Dermosifiliogr. 2006;97(9):557-68, 13 Sept. 2006.
  6. Ahmad, Iqbal, et al. “Photochemical Interaction of Ascorbic Acid and Nicotinamide in Aqueous Solution: A Kinetic Study.” Journal of Photochemistry and Photobiology B: Biology, vol. 182, May 2018, pp. 115–121.
  7. GUTTMAN, DAVID, and DANA BROOKE. Solution Phase Interaction of Nicotinamide with Ascorbic Acid. 18 Feb. 1963.
  8. Nemet, Ina, and Vincent M. Monnier. “Vitamin c Degradation Products and Pathways in the Human Lens.” Journal of Biological Chemistry, vol. 286, no. 43, 31 Aug. 2011, pp. 37128–37136.
  9. Bassi, Andrea, and Carlo Mazzatenta. ““Epidemic” Exogenous Skin Pigmentation Caused by the Use of Baby Wipes: When the Guilty Is Ascorbic Acid.” International Journal of Dermatology, vol. 59, no. 12, 11 Aug. 2020.
  10. Guglielmo, A., et al. “Colouring” Wipes Phenomenon: A Peculiar Skin Pigmentation Induced by Ascorbic Acid Observed during Lockdown.” Clinical and Experimental Dermatology, vol. 46, no. 6, 15 June 2021, pp. 1075–1078.
  11. Jutkus, Rebecca A. L., et al. “Effect of Temperature and Initial Moisture Content on the Chemical Stability and Color Change of Various Forms of Vitamin C.” International Journal of Food Properties, vol. 18, no. 4, 21 Jan. 2015.
  12. SHERAZ, MUHAMMAD ALI. “Stability and Stabilization of Ascorbic Acid.” Y - Household and Personal Care Today Vol. 10(3), June 2015.
  13. Stamford, Nicholas P J. “Stability, Transdermal Penetration, and Cutaneous Effects of Ascorbic Acid and Its Derivatives.” Journal of Cosmetic Dermatology, vol. 11, no. 4, 23 Nov. 2012, pp. 310–317, 10.1111/jocd.12006.
  14. Carpenter, Kenneth J. “The Discovery of Vitamin C.” Annals of Nutrition & Metabolism, vol. 61, no. 3, 2012, pp. 259–64.
  15. Pinnell, Sheldon R., et al. “Topical L-Ascorbic Acid: Percutaneous Absorption Studies.” Dermatologic Surgery, vol. 27, no. 2, Feb. 2001, pp. 137–142, 10.1046/j.1524-4725.2001.00264.x.
  16. Zoe Kececioglu Draelos, and Lauren A Thaman. Cosmetic Formulation of Skin Care Products. New York, Informa Healthcare, 2010.
Ingredientes

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados