Menopausia: ¿cómo combatir su huella en la piel?

Dado que en nuestra oficina ninguna supera los 30, la menopausia nunca había sido una preocupación para nosotras. Sin embargo, trabajar en The Chemist Look nos permitió estar en contacto con muchas mujeres y empezamos a tomar conciencia en el equipo de todos los cambios y problemas que trae la menopausia en la piel. Nos pareció que era un tema interesante que ameritaba un poco de investigación y así es como nació este post. Nunca nos imaginamos que nos íbamos a llevar una sorpresa. ;)

Un poco de info

Calores, cambios de humor, trastornos del sueño… Lamentablemente no hay manera de evitar la menopausia y bien saben las que están en esa etapa que no viene sola: un 85% de las mujeres sufre al menos uno de sus síntomas[1].

Primero algunas definiciones según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)[2]:

  • El climaterio es el período completo de transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva. Incluye tres etapas:
    • La perimenopausia: es el período que antecede a la menopausia. Las que ya han pasado por esto la conocen bien: se caracteriza por ciclos menstruales totalmente irregulares.
    • La menopausia: es el final del período reproductivo de la mujer y se declara cuando ocurre la última menstruación. Es de diagnóstico retrospectivo, es decir, no se diagnostica hasta un año después de que pasó. Se da en promedio a los 50 años de edad, y es precoz cuando pasa antes de los 45 y tardía cuando ocurre después de los 55 años.
    • La postmenopausia: es el resto de la vida de la mujer luego de ocurrida la menopausia. Es en esta etapa en la que se experimentan los clásicos síntomas, que se deben al déficit hormonal causado por el descenso de la actividad ovárica.

El déficit de estrógeno (una de las hormonas sexuales secretadas por los ovarios durante la etapa reproductiva) es el responsable de varios efectos que ocurren en nuestro organismo en esta etapa, que la mayoría de veces se traducen en síntomas. Algunos de los más comunes son[2]:

  • Sofocos (calores)
  • Trastornos del sueño y del estado de ánimo
  • Trastornos sexuales
  • Cansancio
  • Dificultades para concentrarse
  • Osteoporosis
  • Dolores articulares y musculares
  • Alteraciones de piel y mucosas

Yendo a lo nuestro: ¿qué genera la menopausia en la piel?

La piel es un órgano sensible a los estrógenos[3]. Varias de sus estructuras principales (queratinocitos, fibroblastos, folículos pilosos y vasos sanguíneos) presentan receptores para esta hormona. Resulta interesante que la mayor densidad de estos receptores para estrógenos se encuentra en la piel genital, del rostro y de la parte baja de las piernas (áreas en las que suele notarse mucho el envejecimiento)[4].

Efectos de los estrógenos en la piel

Los estrógenos benefician a la piel en varios sentidos: mantienen su espesor, una buena vascularización y niveles elevados de colágeno, elastina y ácido hialurónico. El déficit hormonal luego de la menopausia genera un notorio deterioro de estos aspectos de la piel. Esta va perdiendo espesor y los niveles de proteínas estructurales (colágeno y elastina) descienden, por lo que pierde turgencia y se va “cayendo” (¡en los primeros 5 años post-menopausia se puede perder hasta el 30% del colágeno dérmico![5]). Además, al descender los niveles de ácido hialurónico (un potente humectante) la piel se vuelve cada vez más reseca y frágil.

Este papel de los estrógenos ha sido demostrado en numerosos estudios. Al ser secretados principalmente por los ovarios, tiene sentido lo hallado por Brincat y colaboradores hace ya décadas: el envejecimiento de la piel debido al déficit hormonal no guarda relación con la edad de la mujer, sino con el tiempo ocurrido desde la menopausia[4]. Además, un estudio comparó la piel de mujeres luego de la extirpación quirúrgica solo del útero, con la de mujeres luego de la extirpación del útero y los ovarios. Como era de esperar, la piel de las mujeres sometidas a la extirpación también de los ovarios (que por ende sufrieron menopausia quirúrgica) mostró una pérdida de turgencia e hidratación.

Entonces, llegada la menopausia, ¿no hay nada que hacer?

Existen diferentes estrategias para afrontar la menopausia. Algunas tienen pocos síntomas y no requieren tratamiento ninguno. Otras deciden acudir al ginecólogo para aliviar ciertas cosas. Existen terapias de reemplazo hormonal (TRH), pero estas no están indicadas para todas. No están exentas de riesgos, por lo que es algo que hay que discutir muy bien con el ginecólogo y evaluar la relación riesgo-beneficio en cada caso particular. Cada mujer es un mundo. ;)

Otras opciones terapéuticas incluyen a los fitoetrógenos (sustancias vegetales no hormonales que actúan sobre los receptores de estrógenos) y algunos antidepresivos[2].

¿Puedo hacer algo para revitalizar mi piel si no hago TRH?

Sí. ¡Hay mucho por hacer! Acá es donde viene la sorpresa que nos llevamos al investigar todo esto. Lo que está claro es que el descenso de estrógenos genera:

  • Que la piel pierda espesor y por ende quede más laxa
  • Que desciendan las concentraciones de colágeno y elastina y por ende la piel pierda integridad estructural
  • Que descienda la hidratación por pérdida de Ácido Hialurónico y la piel quede reseca
  • Que disminuya la vascularización, con consecuencias inmunológicas, termoreguladoras y descenso de la velocidad de cicatrización (la piel se debilita en todo sentido)

Sabiendo esto, es claro que hay mucho para hacer a nivel de la piel aún si no hacés TRH. Todos estos efectos pueden revertirse con retinoides a concentraciones adecuadas e hidratantes potentes. Los retinoides le devuelen a la piel la composición y el espesor perdido, y los productos hidratantes combaten la resequedad. Juntos, son la pareja perfecta anti menopausia. Nuestra sorpresa fue darnos cuenta de que tenemos una combinación ideal para esto: los Boosters Retin-E y Hyalu-G/P.

No los formulamos con el objetivo de tratar la piel post-menopáusica, sino como antiage y humectante. Pero, profundizando en el tema menopausia, nos dimos cuenta de que revierten todos y cada uno de los efectos del déficit estrogénico en la piel.

  • Booster Retin-E: Contiene Retinol al 1%, que está demostrado que actúa sobre los queratinocitos, los fibroblastos y las células endoteliales (¡como los estrógenos!).
    • Queratinocitos: estimula su proliferación, devolviéndole a la piel el espesor perdido[6].
    • Fibroblastos: los activa, estimulando la producción de colágeno, elastina[6] y ácido hialurónico[7].
    • Células endoteliales: las estimula, mejorando la vascularización de la piel[6].
  • Booster Hyalu-G/P: Por su parte, este Booster devuelve a la piel una alta concentración de Ácido Hialurónico, restaurando la hidratación perdida y combatiendo la resequedad característica de la edad. Además, tiene un agregado de Poria Cocos, que es un producto que por sí mismo ya se vende para combatir los efectos de la menopausia en la piel. Esto es debido a que este extracto de hongo hace dos cosas increíbles:
    • Aumenta la expresión de receptores para Ácido Hialurónico, potenciando al Booster y la humectación.
    • Aumenta la producción de colágeno IV, mejorando la turgencia de la piel a través del aumento de una de sus principales proteínas estructurales.

Sabiendo esto, nos pareció casi obligación lanzar un nuevo Kit que incluyera a ambos Boosters. ¡Estamos encantadas con su lanzamiento y ansiosas por saber cómo les resulta! Se encuentra disponible a partir de hoy en nuestra Tienda Online con un 10% de descuento sobre el costo de los Boosters por separado.

Encontralo ACÁ.

¡Esperamos que les haya resultado interesante y estamos a las órdenes por cualquier duda! ;)

The Chemist Look Team

REFERENCIAS

  1. Makara-Studzińs̈ka MT, Krys̈-Noszczyk KM, Jakiel G. Epidemiology of the symptoms of menopause – An intercontinental review. Prz Menopauzalny. 2014;13(3):203-211.
  2. Bajo, J.M., Lailla, J.M. y Xercavins, J. (2009) Fundamentos de Ginecología. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  3. Archer DF. Postmenopausal skin and estrogen. Gynecol Endocrinol. 2012;28(S2):2-6.
  4. Brincat MP. Hormone replacement therapy and the skin. Maturitas. 2000;35(2):107-117.
  5. Brincat M, Moniz CJ, Studd JW, et al. Long-term effects of the menopause and sex hormones on skin thickness. Br J Obstet Gynaecol. 1985;92(3):256-259.
  6. Shao Y, He T, Fisher GJ, Voorhees JJ, Quan T. Molecular basis of retinol anti-ageing properties in naturally aged human skin in vivo. Int J Cosmet Sci. 2016.
  7. Li W-H, Wong H-K, Serrano J, et al. Topical stabilized retinol treatment induces the expression of HAS genes and HA production in human skin in vitro and in vivo. Arch Dermatol Res. 2017;0(0):0.

También te pueden interesar estos: