Hace tiempo que quiero escribir un post sobre la Mesoterapia. La Mesoterapia no es NADA nuevo, de hecho, sus comienzos se remontan a hace 50 años, donde surge gracias al trabajo de un físico francés que estaba intentando buscar una cura para la sordera.

¿Por qué me interesa tanto este tratamiento?

Uno de los grandes desafíos de la cosmética es poder lograr que los activos penetren la piel. Cuando una crema dice estimular la producción de colágeno y elastina o cambiar el ADN u otros claims de esa índole,  tiene que poder penetrar o generar una cascada de reacciones en la dermis, capa intermedia de la piel donde se encuentran los fibroblastos, células que generan colágeno, elastina y gags.

Por lo general, es cierto que muchos de los activos que se usan en cosmética pueden lograr esto, en condiciones de laboratorio, pero es muy distinto cuando pasamos a la vida real. En estos casos tiene que pasar la barrera protectora de la piel (stratum corneum) y luego el resto de las capas de la epidermis. Al fin y al cabo esta barrera nos protege del medio exterior y por suerte, ¡no es tan fácil entrarle!

Aunque es difícil, es posible: un producto bien formulado suele lograrlo. Acá hago hincapié en que la ciencia cosmética es, justamente, una ciencia y que requiere de mucho estudio. No alcanza con mezclar un activo que “funciona’, ponerlo en un vehículo (base crema) y aplicarlo. El vehículo tiene que estar MUY pensado y quien formula tiene que entender muy bien como funciona la piel para ver si éste puede o no ser efectivo, pero a veces -teniendo en cuenta las dificultades que menciono- combinar un tratamiento de cremas cosméticas con mesoterapia es un combo que funciona muy bien.

¿Qué es la mesoterapia ?

El tratamiento de Mesoterapia consiste en administrar pequeñas dosis de productos en la primera capa de la dermis, salteando la barrera protectora y asegurando que llegan a donde tienen que hacerlo, mediante micro inyecciones que no provocan ninguna molestia.

No es una solución cosmética quirúrgica. Es administrada a través de numerosas inyecciones que contienen varios tipos de activos, vitaminas y minerales.

Se aconseja un uso desde mensual a cuatro veces al año. No duele y no deja marcas.

¿Puede la mesoterapia sustituir los cosméticos?

De ninguna manera. Simplemente una opción más a tener en cuenta y que se complementa muy bien con lo que sea que estés usando. 

Cuidado

Algunas de estas sustancias inyectadas son homeopáticas y otras farmacéuticas. Por extraño que parezca, no hay ninguna consistencia y el cocktail de ingredientes puede variar según quien lo aplique. El hecho de que el material que está siendo inyectado no es consistente y que no todo el mundo sabe exactamente qué es lo que están usando hace que este tratamiento sea difícil de evaluar.

Por eso, es fundamental la confianza en quien realiza el tratamiento, en la calidad de las sustancias inyectadas y que además sean adecuadas para tu edad, porque no está bueno “quemarse un cartucho” antes de tiempo.

Recomendaciones:

Mi mesoterapia preferida es la que es a base de antioxidantes, minerales y vitaminas. Después de los 25, en mi opinión, se pueden realizar mesoterapias con antioxidantes que lo único que hacen es proteger las células y cuidar la piel. También es ideal la Vitamina C para iluminar (puede ser en ojeras) y Ácido Retinoico para acné adulto y arrugas más profundas.

Por último: la técnica de la mesoterapia se usa para zonas del cuerpo y también como para tratar celulitis o hasta para la pérdida de cabello. En este post yo me enfoqué en el rostro, pero no quiero dejar de mencionar que la técnica también tiene otros usos.

Espero que les haya sido útil y se animen.

¡Hasta el próximo post!

Flo