Con toda la moda de productos naturales y la desinformación y propaganda circulando en Internet con el interés de promocionar productos de este tipo, no paran de aparecer ingredientes -usados y requete usados en cosmética- que se ponen en la lista negra de ingredientes tóxicos en cosmética.

Quiero dejar en claro que no tengo problema con los productos naturales, que de hecho me encantan. Apoyo el uso de estos productos, de evitar poner toxinas en nuestro cuerpo siempre que sea posible -o práctico-. Pero, me frustra la diseminación de información inexacta o incompleta, en un intento de asustar a los consumidores para que compren productos diferentes. Con este post, voy a intentar dar algunos ejemplos de algunos ingredientes que entraron en esa lista negra, pero que me gustan y elijo usarlos. Llamémosle un llamado al cuestionamiento. 

Para esto, lo primero y primerísimo a tener en cuenta, es cuestionar de dónde sale la información. ¿Quién la dice? ¿En base a qué estudio? ¿Cómo está hecho ese estudio? Con esto, paso a presentarles

TRES INGREDIENTES QUE ME GUSTAN, USO, ¡Y TIENEN MALA FAMA!

1. Propylene Glycol

Su inclusión en una fórmula puede cumplir una variedad de propósitos, lo que lo hace una elección popular entre los químicos cosméticos. Aún así, algunos fabricantes han decidido recientemente dejar de incluirlo en sus productos, porque mucha gente busca evitarlo, a causa de la preocupación que se extendió por las redes sobre este ingrediente.

1.1 Su rol en productos de cuidado personal

  • Es un humectante efectivo
  • Excelente solvente para muchos activos, lo que permite evitar el alcohol.
  • Puede ser usado como solvente de pigmentos.
  • Puede ser usado como conservante debido a sus propiedades antifúngicas y antimicrobiales.
  • Mejora la penetración de otros ingredientes en la piel como un potenciador de la absorción. ¡Que levante la mano quién quiere antiage efectivo!

1.2 Cómo comenzó su mala fama

Empezó como un rumor hace cinco años, cuando varias personas se dieron cuenta que la Material Safety Data Sheet (Ficha de datos de seguridad de materiales) señalaba que podía causar cáncer de hígado y daños al riñón, así como irritar la piel.

También hay sitios web y e-mails de spam que afirman que el propylene glycol es en realidad anticongelante industrial y el principal ingrediente en líquidos hidráulicos y para frenos. Así de siniestro como suena, está muy alejado de la realidad de la formulación de los cosméticos.

De todas formas, las MSDS refieren a concentraciones del 100% de la sustancia, algo que está MUY lejos de lo que se utiliza en skincare. Por esto, no debería representar una preocupación al consumidor. De acuerdo al departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, el propylene glycol se clasifica como GRAS (Generalmente Reconocido como Seguro) y proclama que “estudios no han mostrado que estos químicos (propylene u otros glycoles usados en cosméticos) sean carcinógenos”(1).

Incluso con exposición directa y prolongada, hay muy poca o ninguna irritación o sensibilización en la piel. Si la hay, cede rápidamente una vez que se enjuaga el área. La MSDS recomienda evitar el manejo directo debido al potencial de irritación: esto es una recomendación sensata para cualquier químico, no es una indicación del nivel de toxicidad. En la industria química, cuando un trabajador está expuesto de forma continua a grandes cantidades de un químico en su forma concentrada, es imperativo usar las precauciones de seguridad más fuertes. Esto no es relevante para los consumidores que están usando una cantidad similar a una cucharada del producto, -que probablemente ni llegue a tanto-.

En suma, mejora muchos ingredientes, y yo especialmente lo uso para solubilizar, mejorar la penetración y evitar alcohol.

2. Parabenos

Los parabenos son otros ingredientes que se ganaron muy mala reputación -en mi opinión- sin merecerla. De hecho, el mito de que los parabenos son malos está tan generalizado, que muchas personas tomaron una postura de “más vale prevenir que lamentar” en lo que respecta a estos activos. Si bien es sensato, está bueno asegurarse de que esa opinión está basada en hechos, y no en desinformación alimentada por los medios de comunicación.

2.1 Su rol en productos de cuidado personal

  • Son conservantes muy eficaces, que evitan que las bacterias y los hongos crezcan en productos de belleza, evitando así que se echen a perder y causen problemas a la piel
  • Se consideran los conservantes más efectivos y suaves del mercado.

2.2 Cómo comenzó su mala fama

Son usados como conservantes desde hace años, ya que son excelentes en prevenir que se contamine un producto, usando cantidades mínimas. Se encuentran en la lista de ingredientes como butylparaben, ethylparaben, isobutylparaben, methylparaben, o propylparaben.

Fueron relacionados de forma distante (es decir, en estudios limitados, con pocos sujetos o en estudios animales) al cáncer de mama debido a una baja actividad estrogénica y la presencia de metabolitos (no de parabenos) en un número pequeño de muestras de tejido con cáncer de mama. A pesar de esto, muchas personas se preocuparon por esto.

A causa de la presión y la mala prensa que recibieron, la FDA (Food and Drug Administration) inició estudios científicos centrados en estos activos y su relación con el cáncer de mama, concluyendo que no presentan riesgos. Lo mismo concluyó The American Cancer Society. En suma, no hay estudios que conectan directamente posibles problemas de salud con los parabenos.

Estos productos se derivan del ácido benzoico, que se encuentra en una variedad de plantas, y que también tiene actividad estrogénica.

Al igual que con el Propylene Glycol, las cantidades presentes en productos de cuidado personal de estos ingredientes son mínimas, e incluso estudios señalan que, asumiendo que los parabenos ingresan al cuerpo, están completamente metabolizados antes de que entren en el torrente sanguíneo. Aún así, en una reseña de la investigación hecha sobre la actividad estrogénica de los parabenos, el autor del estudio concluyó que basado en estimados de la exposición máxima diaria, “era imposible que los parabenos pudieran aumentar el riesgo asociado a la exposición a químicos estrogénicos” (2).

En mi opinión, tienen mala prensa sin estudios que la sustenten. Nunca me preocupé por estos ingredientes, y de hecho también los uso para formular mis propias cremas.

3. Aceite Mineral

Finalmente, este derivado del petróleo, es otro ingrediente súper difamado, y que muchos sitios web instan a evitar, simplemente porque está derivado de este hidrocarburo. Me parece algo irónico, ya que si vamos al caso, ¡el petróleo es una sustancia natural!

3.1 Su rol en productos de cuidado personal

  • Agente oclusivo, que impide la pérdida de agua de la piel, manteniéndola hidratada y suave. Raramente causa alergias.

3.2 Cómo comenzó su mala fama

El Aceite Mineral es un aceite incoloro e inodoro derivado del petróleo, que es una sustancia natural, extraída de la tierra. La preocupación se debe en gran medida a su origen, y que por éste, pueda estar contaminado con componentes carcinógenos.

Hay varios grados de Aceite Mineral, y el tipo utilizado en cosméticos es altamente purificado, no es carcinogénico, y de hecho ya ni se parece al petróleo. Se le denomina “Aceite Mineral de Grado Cosmético”.

Otra gran preocupación es que puede causar granitos, ya que al formar una barrera oclusiva, puede tapar los poros. Esto puede ser contraproducente para personas con acné, o tendientes a granitos, pero si no es el caso, no causa problemas. Es uno de los ingredientes más seguros y efectivos como emoliente hidratante en la cosmética, ¡típico de uso para pieles sensibles!

Para cerrar

Espero les haya parecido interesante. Recibo tantas preguntas sobre este tema que pensé mejor aclarar, o más bien dar, mi punto de vista en un post. Aún más allá de la cosmética, es un llamado a cuestionar y pensar de dónde viene la info que leemos y qué intereses hay muchas veces detrás de esto.

¡Los leo en los comentarios!

Flo.

 

REFERENCIAS:▼
(1) PROPYLENE GLYCOL CAS # 57-55-6. (2016). Recuperado 15 de setiembre de 2016 desde https://www.atsdr.cdc.gov/ [PDF en línea]
(2) Golden, R., Gandy, J., & Vollmer, G. (2005). A Review of the Endocrine Activity of Parabens and Implications for Potential Risks to Human Health. Critical Reviews in Toxicology, 35(5), 435-458. doi:10.1080/10408440490920104