TODO SOBRE ENVEJECIMIENTO INTRÍNSECO Y EXTRÍNSECO

Posts | 2 Comentarios

Durante la vida, la piel va envejeciendo a causa de factores internos y externos1. El envejecimiento intrínseco o interno está “programado” por nuestra genética y es inevitable. Muy por el contrario, el extrínseco o externo no está determinado, sino que depende de nuestra exposición a algunos factores (rayos UV, polución) y de nuestro estilo de vida (tabaco, alimentación, sueño y stress)2.

Vale aclarar que el envejecimiento extrínseco no se le “suma” al intrínseco, sino que causa un tipo de daño totalmente distinto y que se puede evitar. Por ejemplo, la piel que solo padece envejecimiento intrínseco se vuelve fina, suave y pálida, mientras que la piel expuesta a causas extrínsecas de envejecimiento se muestra acartonada y con manchas3.

Envejecimiento intrínseco

Es el que no puede modificarse, determinado por nuestros genes y nuestro tipo de piel. Hay tres factores que lo condicionan:

  • Tono: Está demostrado que el pigmento de la piel la protege del daño solar4. Por eso, las pieles oscuras tienen un mejor envejecimiento que las claras, y estas últimas tienen más riesgo de cáncer de piel (al punto que hay tipos de cáncer que se dan casi exclusivamente en pieles claras con daño solar5).
  • Anatomía: No todas las partes del cuerpo envejecen de la misma forma, debido a diferencias en el espesor y la composición de la piel6,7. Ejemplo: la Epidermis (capa más superficial) en el párpado mide menos de medio milímetro, mientras que la de la planta del pie mide hasta 6mm7.
  • Hormonas: La piel es sensible a los cambios hormonales. Los que tienen hipo o hipertiroidismo lo saben bien. Otro ejemplo de esto es el descenso de estrógenos en la menopausia, que provoca una piel fina y seca (más sobre este tema ACÁ).

Envejecimiento extrínseco

No siempre somos conscientes de que lo único inevitable en cuanto a envejecimiento de la piel es el componente intrínseco. Los factores extrínsecos o externos son los que generalmente dañan más a la piel, y realmente pueden prevenirse. Un dato interesante es que la generación de los baby boomers (nacidos entre el 45 y el 65) vivió su juventud en una época en que la conciencia sobre el cuidado del sol no era la que hay ahora. Esto se asocia con un aumento en la frecuencia de cáncer de piel en los últimos años8 y con un boom de la industria cosmética9.

En cuanto a las causas externas de envejecimiento, hay varias:

  • Radiación solar: Es la principal causa de envejecimiento extrínseco. Los rayos UVB y UVA dañan a la piel mediante mecanismos diferentes, y los responsables del envejecimiento son los rayos UVA. La radiación infrarroja y la luz visible (incluida la que emiten las pantallas) también tiene un rol en el deterioro de nuestra piel.
    • Los UVB son los que hacen que quedemos rojos y son los que más causan cáncer de piel. Dañan de forma directa el ADN de las células, alterando la secuencia de nucleótidos10. Interactúan con la epidermis (capa más superficial de la piel)11.
    • Los UVA no dejan nuestra piel roja con tanta facilidad y son menos cancerígenos que los UVB. ¿Su especialidad? Son los culpables del fotoenvejecimiento y las arrugas que causa el sol. Afectan tanto a la epidermis como a la dermis11 (la capa más superficial de la piel y la que le sigue, donde están el colágeno y la elastina). Actúan de forma totalmente diferente a los rayos UVB: no dañan de forma directa el ADN sino que lo hacen de forma indirecta, mediante la formación de radicales libres10. Este es el clásico daño solar del que hablamos siempre: los radicales libres que se forman cuando los rayos UVA inciden sobre la piel son moléculas inestables que tienen un electrón no apareado que precisa a otro electrón. Para conseguirlo, se lo roban a las células de la piel, causando muerte celular y mutaciones que provocan fotoenvejecimiento y cáncer de piel. Este es el daño que ayudan a prevenir los antioxidantes. Conocé los beneficios de nuestra Vitamina C (antioxidante súper potente) ACÁ.
    • La radiación infrarroja y la luz visible también tienen un rol en el daño y el envejecimiento de la piel, mediante la inducción de metaloproteasas (enzimas que degradan el colágeno y la elastina) y de radicales libres12. Una novedad en cosmética son los filtros para luz azul, que es la que emiten las pantallas de las computadoras y los celulares. Conocé nuestra hidratante para la mañana con protección UVB+UVA+luz azul ACÁ.
  • Tabaco: Ya no hay lugar a dudas sobre la relación entre el hábito de fumar y el envejecimiento de la piel. Escribimos un post detallado al respecto que podés leer ACÁ. Por ejemplo, encontramos una investigación que compara la piel de dos gemelas, una fumadora y otra no. Los resultados son ¡escalofriantes! Y es que el cigarrillo produce envejecimiento prematuro mediante varios mecanismos:
    • Disminuye el flujo sanguíneo capilar, lo que genera privación de oxígeno y de nutrientes que llegan a la piel13,14.
    • Afecta a las fibras de colágeno y elastina, generando arrugas prematuras y pronunciadas13,14,15.
    • Hiperpigmenta la piel del rostro, causando un tono irregular16.
    • Causa daño oxidativo, siendo un factor de riesgo para cáncer de piel16.
  • Nutrición: Lo que comemos afecta la salud en general, incluida la de la piel. Está demostrado que una dieta rica en antioxidantes (por ejemplo, Vitamina C) retrasa la aparición de arrugas17. Dato para los interesados: el morrón y el kiwi tienen más Vitamina C que la naranja, que suele llevarse los laureles. 😉 En el otro extremo, se sabe que una dieta alta en grasas y carbohidratos (por ejemplo, azúcar) acelera el envejecimiento18.
  • Stress: Está demostrado que el stress afecta la integridad de la barrera de la piel. La vuelve más vulnerable al daño, prolonga el tiempo de cicatrización, empeora condiciones como dermatitis, psoriasis o acné, y causa envejecimiento prematuro19. Claro que esto se vuelve más significativo cuando el stress es crónico, es decir, cuando es sostenido en el tiempo -tan común hoy en día-. Respecto a los mecanismos mediante los que el stress ocasiona el daño, van desde disfunciones del sistema inmune hasta daño oxidativo y alteración directa del ADN19. Esto se da con la intermediación del cortisol, la hormona del stress. Si querés leer más sobre este tema, escribimos un post específicamente sobre piel y stress que podés leer ACÁ. Es tan relevante este factor hoy en día, que lo último en cosmética es incluir en las fórmulas ingredientes anti-stress, que descienden los niveles locales de cortisol. Nosotras lo hicimos en nuestro Booster VIT-C/FE anti-stress y en nuestra crema con FPS para la mañana (conocela ACÁ).
  • Horas de sueño: Todos hemos sentido alguna vez los efectos de dormir pocas horas y el aspecto cansado que deja en la piel. Y esto no es una sensación, sino que dormir poco se asocia con ojeras, palidez y líneas finas20. Además, está demostrado que dormir menos de 5 horas por día se asocia con mayores niveles de envejecimiento21.
  • Polución: La exposición a contaminantes en el aire también está asociada a envejecimiento prematuro, especialmente a la aparición de manchas y de arrugas22.
  • Temperatura: Las altas temperaturas están asociadas a daño y envejecimiento de la piel23.
  • Cosméticos: Hay que elegir bien cuáles usar y evitar aquellos que tengan ingredientes irritantes (como alcohol y fragancia, ya sea natural o artificial). Esto es debido a que los irritantes causan daño directo sobre la barrera de la piel y, además, estimulan el proceso inflamatorio (aún cuando no se note a simple vista)24. Esto determina un daño que termina en envejecimiento prematuro. Podés leer más sobre esto ACÁ.

¿Qué efectos causa cada tipo de envejecimiento en la piel?

Aunque parezca que son dos causas del mismo efecto, la realidad es que esto no es así. El envejecimiento causado por factores internos y el causado por factores externos determinan características muy diferentes en la piel.

  • Envejecimiento intrínseco: Aparece de forma tardía, a los 50-60 años. Una piel solo sometida a este tipo de envejecimiento (cosa poco común, porque la mayoría de personas está expuesta también a agresores externos) se vería suave, pálida y con arrugas finitas3.
  • Envejecimiento extrínseco: Es el que más asociado tenemos a una piel envejecida. Sus signos pueden aparecer desde el final de la adolescencia, e incluyen piel “acartonada”, manchada, de pigmentación irregular y con arrugas pronunciadas3.

Tips para prevenir envejecimiento:

Teniendo todo esto en cuenta, queda claro que poco puede hacerse para detener el envejecimiento intrínseco, pero que sí se puede retrasar el extrínseco. Además, este último es el responsable de las características que más se suelen tratar de evitar: arrugas pronunciadas, alteraciones en la pigmentación y textura irregular. Lo ideal para cuidar tu piel es:

  • No fumar 😉 (más info ACÁ)
  • Cuidarte mucho del sol (conocé nuestro FPS 30 ACÁ y nuestra crema para la mañana con FPS 15 UVB+UVA+filtro para luz azul ACÁ)
  • No ir a cama solar (más info ACÁ)
  • Comer una dieta rica en antioxidantes (¡llenar la heladera de frutas y verduras!)
  • Usar antioxidantes tópicos en la piel (como nuestro Booster VIT-C/FE anti-stress)
  • Descansar bien (más info ACÁ)
  • Reducir el stress lo más posible (más info ACÁ)
  • Evitar cosméticos irritantes (más info ACÁ)
  • Cuidarte de la polución (conocé nuestra crema con filtro para polución ACÁ y leé más sobre el tema ACÁ)
  • Usar cremas hidratantes reparadoras para mantener la piel lo más íntegra posible (conocé la nuestra ACÁ)

Esperamos que les haya sido útil y, por cualquier consulta, ¡estamos a las órdenes!

The Chemist Look

REFERENCIAS

1- Friedman, O. Changes associated with the aging face. Facial Plast. Surg. Clin. North. Am. 2005;13(3):371-380.

2- Bergfeld WF. The aging skin. Int. J. Fertil. Womens Med. 1997;42(2):57-66.

3- Farage MA, Miller K, Elsnert P, Maibach I. Intrinsec and extrinsic factors in skin ageing: a review. International Journal of Cosmetic Science. 2008;30(2):87-95.

4- Rees JL. The genetics of sun sensitivity in humans. Am. J. Hum. Genet. 2004;75(5):739-751.

5- Gilchrest BA. A review of skin aging and its medical therapy. Br. J. Dermatol. 1996;135(6):867-875.

6- Elias PM. Stratum corneum architecture, metabolic activity and interactivity with subjacent cell layers. Exp. Dermatol. 1996;5(4):191-201.

7- Gray M. Preventing and managing perineal dermatitis: a shared goal for wound and continence care. J. Wound Ostomy. Continence Nurs. 2004;31(1 Suppl):S2-9; quiz S10-2.

8- Edlich RF, Cox MJ, Becker DG, Horowitz JH, Nichter LS, Britt LD, et al. Revolutionary advances in sun-protective clothing–an essential step in eliminating skin cancer in our world. J Long Term Eff Med Implants. 2004;14(2):95-106.

9- Harkin, H. and Huber, J. Eternal Youths: How the Baby Boomers are Having Their Time Again. Demos Publishing, London (2004).

10- Yasuhiro Matsumura and Honnavara N. Ananthaswamy. Toxic effects of ultraviolet radiation on the skin. Toxicol Appl Pharmacol. 2004 Mar 15;195(3):298-308.

11- IntraMed. Protección solar: preguntas frecuentes y recomendaciones de cuidado. Disponible en: http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=90401

12- Krutmann J, Bouloc A, Sore G, Bernard BA, Passeron T. The skin aging exposomeJ Dermatol Sci. 2017;85(3):152-161.

13- Doshi DN, Hanneman KK, Cooper KD. Smoking and skin aging in identical twins. Arch. Dermatol. 2007;143(12):1543-1546.

14- Koh JS, Kang H, Choi SW, Kim HO. Cigarette smoking associated with premature facial wrinkling: image analysis of facial skin replicas. Int. J. Dermatol. 2002:41(1):21-27.

15- Hedin CA. Smokers’ melanosis. Occurrence and localization in the attached gingiva. Arch. Dermatol. 1977;113(11):1533-8.

16- Aizen E, Gilhar A. Smoking effect on skin wrinkling in the aged population. Int J Dermatol. 2001;40(7):431-3.

17- Rowe DJ, Guyuron B. Environmental and genetic factors in facial aging in twins. En: Farage MA, Miller KW, Maibach HI. Textbook of Aging Skin. Berlin, Heidelberg: Springer; 2010. 441-446

18- Cosgrove MC, Franco OH, Granger SP, Murray PG, Mayes AE. Dietary nutrient intakes and skin-aging appearance among middle-aged American women. Am. J. Clin. Nutr. 2007;86(4):1225-31.

19- Dunn JH, Koo J. Psychological stress and skin aging: A review of possible mechanisms and potential therapies. Dermatology Online Journal. 2013;19(6):18561.

20- Axelsson J, Sundelin T, Ingre M, Van Someren EJ, Olsson A, Lekander M. Beauty sleep: experimental study on the perceived health and attractiveness of sleep deprived people. 2010;341:c6614.

21-  Oyetakin-White P, Suggs A, Koo B, Matsui MS, Yarosh D, Cooper KD, Baron ED. Does poor sleep quality affect skin ageing? Clin. Exp. Dermatol. 2015;40(1):17-22.

22-  Vierkötter A, et al. Airborne particle exposure and extrinsic skin aging. J. Invest. Dermatol. 2010;130(12):2719-26.

23- Lee DH, Jung JY, Oh JH, Lee S, Kim YK, Chung JH. Ultraviolet irradiation modulates ABO blood group antigens in human skin in vivo: possible implication in skin aging. J. Dermatol. Sci. 2012;66(1):71-73.

24- Witorsch RJ, Thomas JA. Personal care products and endocrine disruption: A critical review of the literature. Crit. Rev. Toxicol. 2010;40 Suppl 3:1-30.

 

2 Comentarios

  1. Mari

    Muy bueno su post! Estaría bueno un día escribir algunas recomendaciones sobre maquillaje que recomiendan para cuidar la piel… Gracias!

    Responder
    • The Chemist Look

      ¡Hola, Mari! ¡Muchas gracias por escribirnos!

      Nos alegramos mucho que te haya gustado la nota. 😉 Lo vamos a tener en cuenta para las próximas notas, muchas gracias por la recomendación.

      Cualquier otra consulta, ¡seguimos más que a las órdenes!

      The Chemist Look Team

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Envejecimiento intrínseco vs extrínseco - The Chemist Look - […] Pueden encontrar todo sobre los dos tipos de envejecimiento ACÁ. […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.

DEVOLUCIÓN: Tenemos una política de devolución sin precedentes. ¿No te gustó nuestro producto? Siempre lo podés devolver y recuperar tu dinero dentro de las dos semanas posteriores a tu compra. Descartar