TRES CLAIMS COSMÉTICOS MUY COMUNES Y QUE NO USAMOS

02 Apr , 2018
Saber de química cosmética nos ha vuelto consumidoras más exigentes. Si hay algo que nos gusta en TCL (y que siempre fue la pasión de Flo) es leer los claims y las promesas de los productos, y fijarnos si están respaldados por los ingredientes. Más allá de lo que dice hacer un producto, hay otro tipo de claims en los que nos queremos detener hoy: “Hipoalergénico”, “Dermocosmético”, “Dermatológicamente testeado” y “No comedogénico”. Son demasiado típicos y no tienen el más mínimo fundamento. Por eso, en TCL elegimos no usarlos. Productos hipoalergénicos Muchos productos dicen ser hipoalergénicos o para pieles sensibles, pero el problema es que estos términos no están regulados. Es decir, son solo una opinión subjetiva del que fabrica el producto. De hecho, es lamentable pero muchísimos de los productos que afirman ser para pieles sensibles tienen ingredientes irritantes, como alcohol o fragancia natural o artificial. Si tenés piel sensible, más que leer los claims tenés que leer la fórmula. Una regla básica y fácil antes de entrar en el tema ingredientes: si el producto tiene olor rico, muy probablemente no sea para vos. Un producto realmente apto para pieles sensibles suele tener olor a nada. Ahora sí, algunos ingredientes a evitar: Alcohol Denat, Fragancia, Aceite de Lavanda, Mint, Menthol, Aceites Cítricos (de naranja, bergamota, limón, pomelo, lima), Lemongrass, Eugenol, Eucalyptus, Linalool, Aceites Esenciales, Witch Hazel, Peppermint, Coriander, Fennel, Papaya, Cola de caballo, Sulfonato de Olefina Sódico (Sodium Olefin Sulfonate), Sodium Lauryl Sulfate (SLS), TEA-Lauryl Sulfate. Conocé la importancia de elegir productos sin ingredientes irritantes ACÁ, y por qué esto vale tanto para quienes tienen piel sensible como para los que no. Dermocosmético Este término o su sinónimo “Cosmecéutico” es de las cosas que más nos cuesta entender de esta industria. No quiere decir absolutamente nada, pero le da a los productos un toque aparente de mayor “seriedad”, que a veces confunde a los consumidores y los hace incurrir en gastos mayores. Originalmente, se llamaba cosméticos a los productos que solo causaban una mejoría superficial y estética, y dermocosméticos a aquellos con activos que causaban una mejoría real en la piel. El tema es que con el avance de la ciencia y la biotecnología, hoy en día es impensable que un cosmético no haga ambas cosas. Activos clásicos presentes en cualquier cosmético -como el Ácido Hialurónico, el Ácido Glicólico o el Retinol- mejoran profundamente tanto la estructura como la función de la piel. Por eso, cosmético y dermocosmético son en este momento totalmente sinónimos. No comedogénico Cuando un producto dice ser “no comedogénico” lo que significa es que no obstruye los poros, previniendo de este modo la aparición de granitos y puntos negros. ¿Cuál es el problema de esto? Que no hay una lista de ingredientes comedogénicos o no comedogénicos, ni una regla específica que habilite o impida usar este término. Además, la comedogenicidad no depende solo de los ingredientes sino también de sus concentraciones: hay teorías que sustentan que ingredientes comedogénicos a concentraciones menores al 5% no llegan a tener un efecto sobre los poros. Al no haber una regla en particular, cualquiera puede poner “no comedogénico” en su producto. Por eso, el término carece totalmente de valor. Si tenés piel con tendencia a acné, dos tips:
  • Apuntá a productos livianos tipo gel.
  • Si ya usás productos que no te sacan granos, ya encontraste los “no comedogénicos” -independientemente de lo que diga o no diga la etiqueta-.
Dermatológicamente testeado Otro término sin valor. Nadie regula en qué condiciones se testeó el producto ni si efectivamente se probó. Aclaramos que esto aplica exclusivamente a la cosmética. Claro que los productos regulados con receta médica sí tienen controles más estrictos. En cosmética, hay una sola regla: usar ingredientes habilitados para uso en formulaciones cosméticas, a las concentraciones conocidamente beneficiosas. Pero nadie obliga ni controla que se pruebe el producto final. Esto no es una irresponsabilidad, porque estamos hablando de ingredientes mega probados, testeados y seguros. En resumen: los productos que dicen estar “Dermatológicamente testeados” pueden estar diciendo la verdad o no, porque la realidad es que nadie controla esos estudios. ¡Cualquier cosa estamos a las órdenes! The Chemist Look

Comentarios

Los comentarios serán visibles luego de ser aprobados.