Convengamos que nada de lo siguiente es novedad. Este post es un compilado, sencillo de leer, con algunas verdades de la dermatología y la cosmetología que si bien la mayoría de los profesionales conocen, quizás nunca se los advirtieron. Dicho esto, ¡empecemos!

  • Nunca aplicar auto-bronceante antes de bajar a la playa: El ingrediente activo, DHA puede causar que se produzca hasta 180% más radicales libres (+INFO) que cuando salís sin nada al sol. (Jung, Seifert, Herrling y Fuchs 2008) Cabe aclarar que son perfectamente seguros: hay que evitar el sol mientras está desarrollándose el bronceado.
  • Evitá combinar tretinoína y peróxido de benzoilo. Un tratamiento súper común para el acné es la combinación de retinoides con peróxido de benzoílo. Sin embargo, no es de utilidad combinar tretinoína (un tipo de retinoide) específicamente con este antibacterial, porque lo denatura. El único que se mantiene estable cuando se aplica junto al peróxido de benzoilo es el adapaleno (Martin, Meunier, Montels y Watts, 1998).
  • Es inútil aplicar colágeno tópicamente. El colágeno es una proteína estructural que compone el 80% de nuestra piel y es uno de los principales responsables de que luzca joven, tersa y sana. Cuando una crema dice tener esta molécula, no funciona más que como hidratante. Es demasiado grande para penetrar la piel y no se incorpora de ninguna forma a ella. Sólo moléculas de 5000 daltons (unidad de masa atómica) o menos pueden penetrar la piel (Baumann, 2002). El colágeno es tres veces más grande. Por lo tanto, en una crema, solo queda en la superficie y actúa como humectante. Ingerir colágeno hidrolizado (la proteína dividida en aminoácidos) en forma de churrasco de carne o en una pastilla puede ser igual de válido.
  • Novedoso: Los probióticos son bacterias beneficiosas que se encuentran en nuestro intestino, imprescindibles tanto para nuestra digestión como para nuestra salud en general. Recientemente, se han empezado a recomendar para la piel. En este caso, sólo funcionan si tenés una piel “reactiva” es decir, pieles que son sensibles a los cambios físicos o químicos: calor, frío, viento. A menos que tengas piel sensible, podés dejarlos para tu digestión (Guéniche et al. 2009).
  • Interesante: Casi todas las compañías de cosméticos pertenecen a una de las grandes ocho: Esteé Lauder, L’Oreal, Coty, Shiseido, Johnson&Johnson, Unilever, LVMH, o Procter&Gamble. Algunos ejemplos: Lancôme, La Roche Posay, y Kiehl’s pertenecen a L’oreal, Clinique, La Mer, M.A.C, a Esteé Lauder, Olay y SK-II a Procter&Gamble y Neutrogena y Clean&Clear a Johnson&Johnson (AveryMaeBeauty, 2015).
  • Importa el origen de los ingredientes naturales. Si sos de usar productos por sus ingredientes naturales, es importante de dónde vienen. Un ejemplo de esto es la manteca de karité: según de dónde viene, varía su concentración de ácidos grasos y de Vitamina E (Maranz y Wiesman, 2004). No todo es lo mismo, ¡aunque el nombre sea igual
  • Aplicar Vitamina C y Vitamina E antes de ponerte el protector solar duplica su fotoprotección (Lin J.Y., F-Y., Burch, J.A.,et.al, 2005). Casualmente, nuestro booster VIT C tiene 15% de ácido ascórbico, que es el derivado más efectivo de la Vitamina C, multiplicado por el 0,5% de ácido ferúlico, y Tocopherol, que es Vitamina E 😉
Referencias:▼
  1. K. Jung, M. Seifert, Th. Herrling, J. Fuchs, UV-generated free radicals (FR) in skin: Their prevention by sunscreens and their induction by self-tanning agents, Spectrochimica Acta Part A: Molecular and Biomolecular Spectroscopy, Volume 69, Issue 5, May 2008, Pages 1423-1428, ISSN 1386-1425, http://dx.doi.org/10.1016/j.saa.2007.09.029.
    (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1386142507005513)
    Keywords: Skin; UV irradiation; Free radicals; Self-tanner; Maillard reaction; ESR spectroscopy
  2. M., M., M., & W. (1998). Chemical stability of adapalene and tretinoin when combined with benzoyl peroxide in presence and in absence of visible light and ultraviolet radiation. British Journal of Dermatology, 139, 8-11. doi:10.1046/j.1365-2133.1998.1390s2008.x
  3. Baumann, L. (2002). Cosmetic dermatology: Principles and practice. New York: McGraw-Hill, Medical Pub. Div.
  4. Guéniche, A., Bastien, P., Ovigne, J. M., Kermici, M., Courchay, G., Chevalier, V., . . . Castiel-Higounenc, I. (2009). Bifidobacterium longum lysate, a new ingredient for reactive skin. Experimental Dermatology, 19(8). doi:10.1111/j.1600-0625.2009.00932.x
  5. http://averymaebeauty.blogspot.com.uy/2015/08/who-owns-who-corporate-ownership-of.html#.V5pRgZPhD6Y
  6. Maranz, S., & Wiesman, Z. (2004). Influence of Climate on the Tocopherol Content of Shea Butter. J. Agric. Food Chem. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 52(10), 2934-2937. doi:10.1021/jf035194r
  7. Fu-Hsiung Lin, Jing-Yi Lin, Ravindra D. Gupta, Joshua A. Tournas, James A. Burch, M. Angelica Selim, Nancy A. Monteiro-Riviere, James M. Grichnik, Jan Zielinski, Sheldon R. Pinnell, Ferulic Acid Stabilizes a Solution of Vitamins C and E and Doubles its Photoprotection of Skin, Journal of Investigative Dermatology, Volume 125, Issue 4, October 2005, Pages 826-832, ISSN 0022-202X, http://dx.doi.org/10.1111/j.0022-202X.2005.23768.x.
    (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022202X1532491X)
    Keywords: antioxidant; ferulic acid; photoprotection; vitamin C; vitamin E