¡La polución está en guerra contra tu piel!

Hace unos meses visitamos una feria en Brasil de innovación de ingredientes cosméticos. Nos llamó la atención que la mayoría de las empresas dedicadas al desarrollo de activos estaban enfocadas en desarrollar productos anti-polución.  Está bien establecido que la contaminación atmosférica es un importante factor de riesgo para la salud[1]. Pero, ¿tenemos igual de presente que nuestra piel está en contacto permanente con la atmósfera? ¿Estamos al tanto de lo que genera? Parecería súper intuitivo que la contaminación del aire afecta la piel, pero el tema no siempre recibe la atención que merece.

Hay factores internos y externos que pueden causar envejecimiento prematuro de la piel. En TCL nos enfocamos en los externos ya que son los que podemos intentar minimizar con conciencia. De los externos, solemos hablar de la radiación solar y del humo de tabaco pero, luego de un poco de lectura, está claro que la polución ambiental también es uno de los principales protagonistas.

Vale aclarar que el envejecimiento de la piel no es solo la aparición de arrugas, piel “caída” (hiperlaxitud) y pérdida de elasticidad (elastosis). También incluye alteraciones de la pigmentación (manchas), telangiectasias (“arañitas” rojas – típico alrededor de la nariz y en pómulos) y queratosis seborreica (tumores benignos de la piel).

Hoy queremos hacer foco en el rol de la polución en el deterioro de la piel.

CONTAMINANTES PRIMARIOS:  material particulado y gases[2]

Las partículas son de diversos tamaños y composiciones químicas[3]. A grandes rasgos, provienen del tráfico y de procesos industriales[3],[4]. El problema con estas partículas es que pueden llegar a medir hasta 30 veces menos que el diámetro de un pelo[3], pudiendo atravesar la piel a través de los folículos o de forma transepidérmica[5]. Además de causar daño oxidativo por sí mismas, pueden también actuar como vehículo de otros compuestos químicos que generan daño oxidativo agregado[6] al ingresar a las capas profundas de la piel. Vierkotter et al fueron los primeros en demostrar, en un estudio publicado en 2010, la asociación entre la exposición a estas partículas y el envejecimiento prematuro de la piel[6] (aumento de manchas y arrugas al aumentar la concentración de partículas vinculadas al tráfico en el aire).

En cuanto a los gases contaminantes de la atmósfera, uno de ellos es el dióxido de nitrógeno, cuya relación con la aparición de manchas en la piel ha sido demostrada en varios estudios[6],[7].

CONTAMINANTES SECUNDARIOS: “SMOG”

Los contaminantes primarios (partículas y gases) pueden además reaccionar entre sí y con la temperatura y los rayos UV, y generar contaminantes secundarios. Estos son los que forman lo que conocemos como smog[2],[4], cuyo principal componente es el gas ozono[8]. Cuando se encuentra en la atmósfera superior, actúa formando una capa y protegiéndonos de los rayos UV. Pero cuando el ozono se forma en la atmósfera inferior (debido a los contaminantes primarios, al sol y a las temperaturas altas) se vuelve dañino para la salud[8]. Su acción sobre la piel se asocia a una disminución en la concentración de antioxidantes como α-tocoferol (vitamina E) y ácido ascórbico (vitamina C), y a un aumento del daño oxidativo[4],[9], con las consecuencias que esto trae para la piel (inflamación, envejecimiento, cáncer de piel). Nos parece interesante destacar que Thiele et al. demostraron una disminución del daño oxidativo provocado por el ozono al tratar la piel con Vitamina E[10], y Cotovio et al. demostraron la misma disminución del daño aplicando Vitamina C y otros antioxidantes a las células de la piel[11].

Teniendo esto en cuenta, dejamos algunos tips para protegerse del daño causado por la polución:

  • Evitar lavar la piel excesivamente y el uso de jabón, ya que afectan negativamente la barrera natural de la piel. Utilizar en cambio limpiadores especialmente diseñados que disminuyen la carga de partículas de la contaminación ambiental sobre la piel, sin perjudicar su barrera natural. Nuestro limpiador es una excelente opción para esto. Conocé más sobre él en el siguiente link: SHOP LIMPIADOR 
  • Utilizar productos que potencien la barrera de la piel y disminuyan así la penetración de las partículas. Acá entran:
    • Las hidratantes oclusivas, que forman una capa que impide tanto el paso de las partículas a través de la piel como la pérdida de agua, favoreciendo la integridad de la barrera.
    •  Las hidratantes reparadoras, que potencian la barrera natural con componentes lipídicos que se integran a la estructura de la piel y la refuerzan.
      • Nuestras hidratantes tienen propiedades oclusivas, humectantes y reparadoras -3.0 ;)- lo que las vuelve una excelente opción para lograr una barrera sana y reforzada. Conocé nuestras tres hidratantes (una para cada tipo de piel) en el siguiente link: SHOP HIDRATANTES
    • Podés beneficiar la barrera de tu piel también con nuestro Aceite Reparador Concentrado, que complementa las funciones hidratantes y reparadoras de la hidratante. Conocelo acá: SHOP ACEITE REPARADOR 
  • Como la exposición a los rayos UV potencia el daño generado por la polución, la aplicación de protector solar y de antioxidantes es otra medida útil para protegernos.
    • Nuestro protector solar está agotado, pero pueden ver otras opciones que nos gustan en el siguiente link: FLO TE AYUDA A QUE TU PIEL NO ENVEJEZCA ANTES DE TIEMPO
    • Como antioxidante, te recomendamos nuestro Booster Vit-C/FE rico en Vitamina C, Vitamina E y Ácido Ferúlico, tres potentes antioxidantes para protegernos de la radiación UV y de sus efectos en el daño oxidativo de la polución. Conocé más sobre este Booster en el siguiente link: Booster VIT-C/FE

Encontralo junto al Aceite Reparador Concentrado en nuestro Kit Reparador (Aceite Reparador Concentrado + Booster Vit-C/FE, que ya tiene un 15% off), con un 15% de descuento adicional con el cupón SMOG, válido hasta el lunes 13 de marzo.

SHOP KIT REPARADOR

Esperamos que les haya sido útil y cualquier duda, ¡no duden en preguntarnos! ;)

The Chemist Look

REFERENCIAS:▼

  1. Organización Mundial de la Salud. Calidad del aire ambiente (exterior) y salud. Actualización de setiembre de 2016. Disponible en: www.who.int/mediacentre/factsheets/fs313/es/ [3 de marzo de 2017]
  2. Krutmann, J., Bouloc, A., Sore, G., Bernard, B. A. & Passeron, T. The skin aging exposome. J. Dermatol. Sci. (2016). doi:10.1016/j.jdermsci.2016.09.015
  3. Environmental Protection Agency. Particulate Matter (PM) Pollution. Actualización de setiembre de 2016. Disponible en: www.epa.gov/pm-pollution/particulate-matter-pm-basics#PM [3 de marzo de 2017]
  4. Krutmann, J. et al. Pollution and skin: From epidemiological and mechanistic studies to clinical implications. J. Dermatol. Sci. 76, 163–168 (2014).
  5. Lademann, J. et al. Penetration von Mikropartikeln in die menschliche Haut. Der Hautarzt 55, 1117–1119 (2004).
  6. Vierkötter, A. et al. Airborne particle exposure and extrinsic skin aging. J. Invest. Dermatol. 130, 2719–2726 (2010).
  7. Hüls, A. et al. Traffic-Related Air Pollution Contributes to Development of Facial Lentigines: Further Epidemiological Evidence from Caucasians and Asians. J. Invest. Dermatol. 136, 1053–1056 (2016).
  8. Air Now. El ozono y su salud. Disponible en: www.airnow.gov/index.cfm?action=elozono.page1#1 [3 de marzo de 2017]
  9. Thiele, J. J., Traber, M. G., Polefka, T. G., Cross, C. E. & Packer, L. Ozone-exposure depletes vitamin E and induces lipid peroxidation in murine stratum corneum. J. Invest. Dermatol. 108, 753–757 (1997).
  10. Thiele, J. J. et al. Ozone depletes tocopherols and tocotrienols topically applied to murine skin. FEBS Lett. 401, 167–170 (1997).
  11. Cotovio, J., Onno, L., Justine, P., Lamure, S. & Catroux, P. Generation of oxidative stress in human cutaneous models following in vitro ozone exposure. Toxicol. Vitr. 15, 357–362 (2001).

También te pueden interesar estos: