¿Cómo elegir un labial rojo para Navidad?

Me encanta el labial rojo para las fiestas, así que hoy les cuento cómo elegir un labial rojo, encontrar el mejor tono para tu color de piel y cómo hacer para lograr una mejor aplicación (más pareja).

Elegir un labial rojo

Eligiendo el color ideal

Capaz que alguna vez les pasó: vieron a alguna amiga con un labial rojo que le quedaba espectacular, pero ustedes probaron el mismo, o un color muy parecido, y descartaron para siempre la idea de usar labiales de color rojo.

Creo que muchas veces los colores que usamos, ya sea en el maquillaje o en la vestimenta, tienen que ver con lo que nos gusta, y no tanto en sí nos “queda bien” en el sentido más estético. Es decir: hay cosas que nos quedan bien, y hay cosas que no, pero como nos gustan las usamos igual y esto me parece súper válido. Depende de lo que a una le gusta, o el efecto que quiera lograr.

La idea de este post es ayudar a las que no encontraron todavía lo que les queda bien, ni lo que les gusta. Para eso, nos sirve considerar lo siguiente: los undertones o subtonos de la piel.

¿Qué son los subtonos?

Nuestro color de piel puede cambiar, más que nada por la exposición al sol, pero también con el paso del tiempo, y por problemas como el acné y la rosácea. Los subtonos por otra parte, se mantienen consistentes.

En términos generales, hay tres categorías de subtonos: los cálidos, los fríos, y los neutrales. Hay quienes plantean una tercera, que son los tonos oliva, pero en realidad, estos pueden entrar en la categoría de cálidos.

Básicamente, lo que esto significa es que nuestra piel, además de su color superficial, tiene un tono que “se transluce” y afecta nuestro aspecto en el sentido de que -aplicando la teoría del color- hay colores que van en armonía con los nuestros, y otros que contrastan.

Por ejemplo, supongamos dos personas, que en términos generales, tienen el mismo color de piel: son súper pálidas, por ejemplo. Hay chances de que estas dos personas no puedan usar la misma base de maquillaje, porque capaz una tiende más a lo cálido, mientras que la otra, a lo frío.

Entonces, ¿qué implica lo cálido, lo frío y lo neutral?

Para explicarlo, hay que remitirse a la teoría y rueda del color. La teoría del color son reglas básicas sobre cómo mezclar colores para lograr otros, o para identificar cuáles son armónicos, qué es precisamente lo que nos interesa a nosotros. La rueda del color es la guía ideal para esto.

color_wheel.

Cálidos: Cuando la piel “tira” más al amarillo o al salmón, se dice que la piel tiene subtonos cálidos. Por ende, los colores que lo complementan son sus análogos, es decir, los que están más cerca en la rueda de colores, como el rojo y el naranja.

Fríos: Por otra parte, cuando la piel tiene un tinte más tirando al rosado, se dice que la piel tiene subtonos fríos, así que los colores análogos son el violeta y el azul principalmente.

Neutrales: Los subtonos neutrales son aquellas pieles que no son claramente cálidas o frías, y que cualquier color les resulta complementario.

¿Y cómo sé cuáles son mis subtonos?

Si lo googlean, hay millones de tests, pero la gran mayoría son más bien subjetivos e influenciados por el gusto personal, con lo que creo que los más razonables son los siguientes:

El color de las venas: Miren las venas en su muñeca, del lado de la palma. Todas las venas son azules, por lo que cómo las vemos está influenciado por nuestros subtonos. Por ende, si las venas se ven mayormente verde, entonces sus subtonos son cálidos, porque en términos generales, azul más amarillo = verde. Por otra parte, si las ven mas bien violetas, entonces sus subtonos son fríos, porque de nuevo,  azul más rosado = violeta. Si les pasa que se ven algunas violetas, y otras más verdes, entonces tienden a lo neutral.

El bronceado: Otro elemento interesante para determinar los subtonos, es considerar cómo reacciona nuestra piel a la exposición solar. Si te quemás y no te bronceás, es muy probable que tus subtonos sean fríos, mientras que si te bronceás enseguida, es más probable que estés en la familia de los cálidos. Los tonos de piel neutrales usualmente se queman primero y eventualmente se broncean.

 ¿Cómo se aplica todo esto al labial rojo?

En realidad, ¡el maquillaje también tiene subtonos! Si volvemos a lo que les decía antes de que la teoría del color además de decirnos qué colores armonizan, también nos dice cómo lograr colores, es lógico que cualquiera de nuestros productos de maquillaje resulten de mezclar otros colores.

Lo que nos trae de nuevo al labial rojo con el que empezamos el post. Éste puede tender más al azul, porque cuando lo formularon, le pusieron más pigmento azul, lo que lo vuelve “mas frío”; o puede tender más al naranja, porque tiene menos pigmento azul, o más pigmento amarillo.

Para que lo visualicen, acá les muestro tres rojos distintos:

El de la izquierda es el NARS Velvet Matte Lipstick en Cruella, el del medio MAC Mate en Chili y a la derecha está NARS Matte Lip Pencil en Red Square.

El primero tiende más al azul, por ende lo hace más apropiado para los subtonos fríos, mientras que el del medio es un intermedio, y el último tiende más al naranja, que queda genial para los tonos más cálidos.

De todas formas, esto no es una regla, todas podemos, es más, ¡deberíamos!, usar lo que más nos guste y haga sentir mejor, aún si es un labial de tonos fríos en una piel con tonos cálidos. Yo amo el Cruella de NARS, que es un rojo frío y tengo un subtono cálido, ¡pero no me importa! :)

Una buena aplicación es clave

El labial rojo tiene sus delicadezas, así que en palabras del tío de Spiderman y de Franklin D. Roosevelt, “un gran poder con lleva una gran responsabilidad” (ja!).

Cuando aplicamos el labial directo de la barra, usualmente, en pocas horas se nos corrió, empieza a transferirse a cualquier cosa que roce, o simplemente nos queda raro, porque resalta todas las imperfecciones que podamos tener en los labios.

  1. SCRUB FÍSICO: Por eso, el primer paso es hacernos una linda exfoliación en los labios, y acá es el único momento en el que recomiendo un scrub físico. Pueden hacer uno ustedes mismas, mezclando un poco de aceite con azúcar rubia.
  2. HIDRATAR: Hecho eso, lo siguiente es aplicar un poco de labial de cacao, o de cualquier otro producto “hidratante” para labios.
  3. SACAR RESIDUO: Después de que se absorba el producto, ponemos un papel entre los labios para sacar los restos de producto.
  4. APLICACIÓN CON PINCEL: Para eso, lo mejor es utilizar un pincel. Te da más maniobra, desde sólo aplicar el color y que tome la forma natural de los labios, hasta lograr una boca súper definida, bien a lo Elizabeth Taylor. También ayuda un montón si antes te delineás y rellenás los labios con un lápiz, porque le da algo más a lo que agarrarse el color, pero a veces puede quedar un poco “duro”, que no es el caso con otros colores, así que tenelo en cuenta.

Esto -especialmente la aplicación con pincel- es súper importante para todos los labiales, pero especialmente los de color oscuro y los de textura mate, porque resaltan cualquier imperfección y no queda para nada bien.

Con toda esta info, espero que se animen y encuentren un lindo rojo para estar divinas! :)

Flo & May

También te pueden interesar estos: